Impacto económico de la guerra en Ucrania


Al descender los contagios de la variante ómicron, la economía mundial parecía iniciar un camino a la recuperación. Sin embargo, la invasión rusa en Ucrania puede ralentizar aún más éste paulatino y frágil sendero, lo cual tendrá repercusiones en la economía global, incluida la mexicana.


Debido a las características de la economía rusa y ucraniana los principales sectores que más se están viendo afectados son el energético con los combustibles fósiles, las materias primas, las ya de por sí rotas cadenas de suministros y un aumento de la inflación. El impacto de tales consecuencias dependerá de qué tanto se prolongue la guerra y de las sanciones impuestas a Rusia.

Al ser Rusia uno de los mayores exportadores de petróleo y gas natural, estas sanciones económicas tienen un efecto boomerang que se ve reflejado en los precios de los energéticos. Desde inicios de la guerra, el precio del barril de petróleo se encuentra por encima de los 115 dólares con una fuerte tendencia alcista que lo puede llevar a niveles nunca antes vistos. En Europa, la cual tiene una gran dependencia del gas natural ruso, es el principal escenario afectado por estas sanciones. No obstante, fuera de Europa, la gasolina y el diésel también están teniendo importantes subidas. México es un importante importador de gasolina y gas natural, las repercusiones son caso seguras para nuestro país. Si bien todavía no se visualiza el tamaño del impacto, este se conocerá de manera gradual conforme día con día incremente los precios de estos insumos. Los altos precios de los hidrocarburos también harán que otras mercancías suban de coste al incrementar los precios del trasporte.

Por otra parte, tanto Rusia como Ucrania también son grandes exportadores de materias primas, lo cual tanto las sanciones impuestas a Rusia como la interrupción de la producción ucraniana podría trastornar aún más las cadenas de suministro. Ucrania, a la que se ha denominado "el granero de Europa", es el tercer mayor productor de trigo a escala global, mientras que Rusia es el primero de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Además, Ucrania es uno de los principales exportadores de cebada, maíz y centeno. Sus principales cliente no son solo países europeos, sino también China quien es su principal comprador de maíz. Un impacto en su actividad agrícolas y comerciales en ambos países causaría un inminente aumento en los precios de los alimentos y en el precio de la semilla en el mundo.


Desde inicios de la pandemia de Covid-19, los precios mundiales del trigo y el maíz se habían disparado. Los futuros de trigo han subido un 12 %, mientras que los futuros de maíz se han disparado un 14,5 % desde principios de 2021.

Bimbo, Gruma y Orbia son grandes compañías mexicanas que operan en Ucrania. Al aumentar los precios de los granos, el desempeño de estas corporaciones se vería significativamente afectado.

Según Enrique Mendoza, Head of Equity Research de Actinver, “lo que hace el conflicto es empeorar el efecto del aumento de precios y que dure más de lo previsto. En especial porque los precios no solo dependen de la oferta y la demanda, sino también de factores como la especulación y la liquidez en los mercados financieros”

El alza de los precios de las materias primas puede afectar a las firmas en cuanto al costo de sus productos en esos países, y consecuentemente, el volumen de ventas.

Por otra parte, estos países eslavos no sólo son importantes productores de alimentos, sino también de otras materias primas como el aluminio y paladio. Estos insumos son altamente usados en los convertidores catalíticos de la industria automotriz, algo que le perjudicaría fuertemente a México, ya afectado por la falta de semiconductores y los cuellos de botella en las rutas de logística.

Finalmente, nuestro país corre riesgo de sufrir todavía más inflación como consecuencia de la guerra. El aumento en el precio general de las cosas es un resultado directo de la interrupción en las cadenas de suministros y el incremento de los precios de los combustibles.


Aunque de manera inmediata no se prevén golpes duros a la economía mexicana, expertos consultados por Efe ven una muy probable subida de los precios al consumidor -superior al 7 % actualmente- derivada del alza de las materias primas, especialmente del petróleo.

Incluso, de acuerdo con las declaraciones dadas por la directora de análisis económico de Banco Base, Gabriela Siller, “No se descarta que alcance el nivel del 8 %, y si el precio del petróleo llega a niveles máximos históricos, se podría llegar a niveles cercanos al 10 %".


En una encuesta realizada por el diario El Financiero, muestra que siete de cada 10 mexicanos, el 69 % de la población, están preocupados por la guerra de Rusia en Ucrania y creen que tendrá repercusiones en el país; sin embargo, parece ser que las autoridades minimizan el impacto que podríamos llegar a tener, lo que podría empeorar los efectos colaterales de este conflicto bélico en nuestra economía.


18 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo