top of page

Importaciones mexicanas muestran signos de estancamiento en medio de desafíos económicos globales



En un escenario económico global incierto, las importaciones de mercancías a México experimentaron una caída interanual significativa del 7.7% en julio, totalizando 48,431.6 millones de dólares, según datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Esta disminución en las compras externas se suma a un crecimiento prácticamente nulo en los primeros siete meses del año, con un aumento del 0.2% en las importaciones mexicanas.


Analistas económicos han comenzado a observar con atención esta tendencia, que presenta señales mixtas en el sector externo de México. Mientras las exportaciones manufactureras ofrecen perspectivas positivas para el crecimiento económico en el segundo semestre de 2023, las importaciones, en especial las de bienes intermedios, han permanecido estancadas durante gran parte del año.


Marcos Daniel Arias, analista de Monex, señala que "el sector externo envía señales contrarias, pues la salud de las exportaciones manufactureras parece dar elementos para esperar nuevas sorpresas al alza en el crecimiento durante el segundo semestre del 2023; pero al mismo tiempo, las importaciones han permanecido estancadas en gran parte del año, especialmente el segmento de bienes intermedios."


Un aspecto que resalta en este contexto es la apreciación de más del 10% que ha experimentado la moneda mexicana en el año. A pesar de esta apreciación, las importaciones de bienes intermedios no han mostrado el dinamismo esperado. Esta situación plantea el riesgo de que se registren ajustes moderados una vez que la cotización de la moneda se normalice.

Monex proyecta que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el tercer trimestre seguirá siendo positivo, aunque menos robusto que en la primera mitad del año y más cercano a niveles de +0.6 por ciento.


El menor dinamismo en las importaciones puede ser un indicio de debilitamiento en la demanda agregada, ya sea en el consumo privado, el gasto gubernamental o la inversión fija. Esto, a su vez, está vinculado a un menor crecimiento económico, según explican los expertos.


A pesar de las preocupaciones sobre las importaciones, los resultados de la balanza comercial mexicana fueron mejores de lo esperado, con un déficit de 881.2 millones de dólares en julio, casi la mitad de lo pronosticado anteriormente.

Las cifras ajustadas por estacionalidad indican que las exportaciones aumentaron un 1.0% mensual, impulsadas por el rendimiento positivo de la industria automotriz, que creció un 13.3%. En contraste, las importaciones experimentaron una disminución del 2.0% mensual, lo que contribuyó significativamente a la reducción del déficit.


A pesar de este aparente alivio en la balanza comercial, los analistas son cautelosos sobre el desempeño económico en los próximos meses. Los índices de gerentes de compras (PMI) de agosto en varios países han emitido señales de alerta sobre la economía global, lo que plantea interrogantes sobre el rumbo de la economía mexicana en el futuro cercano.

9 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page