La inflación y el comercio exterior mexicano


Uno de los grandes estragos económicos que ha provocado la pandemia de Covid-19 es la inflación que no ha hecho otra cosa más que crecer a lo largo de todo el 2021 y, parece ser que, continuara con esta tendencia también buena parte del 2022.

La ruptura de las cadenas de suministros, el alza en los costes del transporte marítimo junto con el de las materias primas, así como la irrupción de nuevas variantes de coronavirus aún más contagiosas sólo han contribuido al fortalecimiento de esta desfavorable situación.


La inflación refleja la disminución del poder adquisitivo de la población. Generalmente, ocurre cuando los consumidores pueden adquirir menos productos de manera general por la misma cantidad de dinero durante un periodo considerable de tiempo. Este fenómeno es consecuencia de un aumento de la masa monetaria por parte de los bancos centrales, incrementos en los costos de producción, tales como las materias primas y los salarios, y/o un acrecentamiento en la demanda de productos y servicios. Desafortunadamente, todas estas situaciones se han presentado desde el inicio de 2020 hasta el día de hoy.


A pesar del atractivo que puede tener los bajos costos de producción que tiene una moneda más barata que la de las economías desarrolladas, la mayoría de todos los empresarios del país percibe la inflación como un obstáculo para el crecimiento económico nacional según el Banco de México en su Reporte sobre las Economías Regionales del tercer trimestre de 2021.

La creciente ola inflacionaria que estamos viviendo no es una cuestión exclusiva de México, sino es un fenómeno global. Tanto Estados Unidos, la Unión Europa y China están pasando por situaciones muy similares. El recrudecimiento de la pandemia con la variante delta y ómicron, las constantes rupturas en las cadenas de suministros, la escasez de contenedoras y semiconductores, el incremento en el coste del transporte marítimo, las materias primas y el precio del combustible son los factores que nos han llevado a esta crítica situación en donde algunos economistas contemplan la posibilidad de un bucle inflacionario que perjudicaría gravemente la economía mundial.

De acuerdo con las declaraciones dadas por la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, en la inauguración del 26 Congreso del Comercio Exterior Mexicano, la facilitación comercial es clave para paliar los niveles inflacionarios que se observan en el país. También, la secretaria refirió que de enero a septiembre el comercio del país con el exterior alcanzó más de 727 mil millones de dólares, lo cual significa un crecimiento de 27% respecto al mismo periodo del año pasado y un alza 6.1 %, respecto al igual lapso de 2019.

Por otra parte, para hacer frente a esta crisis, Alejandrina Salcedo Cisneros, directora de análisis de precios, economía regional e información del Banco de México consideró fundamental fortalecer la infraestructura y la seguridad de los servicios de transporte, en particular los que implican una operación multimodal y que se han visto afectados por el congestionamiento en los puertos, especialmente del Pacífico, para así mejorar la disponibilidad de insumos y materias primas para las empresas en las distintas regiones del país. Además, enfatizó en la importancia del fomento de las condiciones adecuadas para la recuperación de la inversión privada, como el fortalecimiento del estado de derecho y mejores condiciones de seguridad pública.

14 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo