La OMC predice una "recesión mundial"


El martes 27 de septiembre, tras la apertura del foro público anual de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en Ginebra, la directora general, Ngozi Okonjo-Iweala, predijo una "recesión mundial" en un contexto de "crisis múltiples" en el planeta e instó a implementar políticas radicales para estimular el crecimiento.


La directora señaló que la organización esperaba una recuperación tras la pandemia del COVID-19; sin embargo, el contexto geopolítico y económico actual ha hecho que esta recuperación no se produzca como lo esperado.


"Pienso en una recesión mundial. Pienso que nos dirigimos hacia eso. Pero al mismo tiempo debemos comenzar a pensar en la recuperación. Debemos restablecer el crecimiento", afirmó la directora general del organismo.


Se espera que el próximo mes, la OMC reduzca sus proyecciones de crecimiento del comercio para 2022. En abril, el organismo de comercio redujo su proyección de crecimiento del comercio de mercancías este año al 3 por ciento, desde su proyección anterior del 4.7 por ciento. Por otra parte, no sólo este organismo ha recortado sus previsiones para la economía mundial, sino también lo han hecho otras instituciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional


Las expectativas bajistas de la OMC para la economía mundial se producen después de que la OCDE, con sede en París, redujera sus pronósticos de crecimiento para el Grupo de los 20 el próximo año.
Okonjo-Iweala indicó que la guerra en Ucrania, la crisis climática, el nivel de los precios de los alimentos y de la energía, sumados a las consecuencias de la pandemia del COVID-19 crean condiciones para que se produzca una recesión global.

También, destacó que está más enfocada en los temas de seguridad alimentaria y acceso a la energía, ambos problemas que se han visto agravados por la invasión rusa de Ucrania.

Como solución, la directora insta a recuperar el crecimiento económico, al agregar que este paso es de gran importancia, en particular, para los países de la OMC de bajos ingresos.


Reconoció que los principales reguladores financieros globales se ven forzados a subir las tasas de interés en el contexto inflacionario actual a pesar de que esta decisión conlleve una crisis económica en un futuro cercano.


«Los bancos centrales no tienen más opción que elevar las tasas de interés, pero las consecuencias para los mercados en desarrollo y los países en desarrollo son muy graves, porque también suben estos indicadores», dijo.


Sin embargo, explicó que esta medida va a tener efectos "bastante graves" en los países en desarrollo para quienes el cumplimiento de la deuda va a volverse más pesado.


En septiembre el Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos elevó su tasa de interés en 0,75 puntos porcentuales, hasta 3-3,25 por ciento anual.


El Banco Central del Reino Unido, por su parte, aumentó este indicador en 0,5 puntos porcentuales, hasta un 2,25 por ciento, mientras el Banco Central de Suiza, en 0,75 puntos porcentuales hasta un 0,5 por ciento anual, al establecer de este modo una tasa de interés positiva por primera vez desde 2014.

11 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo