top of page

La sequía impulsa la importación de hasta 16 millones de toneladas de maíz amarillo para 2024


En una rueda de prensa el pasado miércoles, el secretario de Agricultura de México, Víctor Villalobos, anunció que el país tiene previsto importar entre 14 y 16 millones de toneladas de maíz amarillo en el presente año. Esta cantidad se encuentra dentro del promedio anual, pero plantea preocupaciones sobre la dependencia del país en las importaciones de este grano, principalmente proveniente de Estados Unidos.


La producción de maíz amarillo en Chihuahua, el principal productor de este grano en México, se vio fuertemente afectada por la sequía el año pasado, lo que resultó en una disminución significativa de la producción local. Este déficit se espera compensar con la producción en el sur-sureste del país, aunque no especificó si esta producción adicional sería de maíz amarillo o blanco.


La sequía ha sido un factor determinante en la reducción de la producción de maíz en México, lo que ha llevado a un aumento en las importaciones para el consumo pecuario. Villalobos destacó que, en caso de haber excedentes de maíz blanco, podrían ser destinados al sector pecuario, ya que, según sus palabras, "para fines pecuarios, para los animales da lo mismo que sean blancos o amarillos".


En 2023, las importaciones de maíz aumentaron en un 13.9% en comparación con el año anterior, alcanzando un récord de 19.7 millones de toneladas, siendo el 88.7% de este proveniente de Estados Unidos, según datos del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA). Estos números evidencian la fuerte dependencia de México de su vecino del norte en términos de abastecimiento de maíz.

No obstante, el gobierno mexicano se enfrenta a desafíos adicionales en la gestión de su suministro de maíz, ya que persiste la disputa con su vecino del norte sobre el comercio de maíz genéticamente modificado. México busca limitar el uso de maíz transgénico a alimentos industrializados y alimentos para ganado, excluyéndolo por completo en la elaboración de la harina para las tortillas, un alimento básico en la dieta mexicana.


Washington ha expresado su desacuerdo con la posición de México, alegando que no está respaldada por evidencia científica. Esta controversia se ha llevado a un panel de disputas en el marco del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), y se espera que se resuelva durante el transcurso de este año.


La postura de México en esta disputa no solo refleja sus esfuerzos por preservar sus prácticas agrícolas y alimentarias tradicionales, sino que también destaca la complejidad de mantener un equilibrio entre la autosuficiencia y la interdependencia en el contexto del comercio internacional de alimentos.

20 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page