top of page

Maersk sortea la sequía en el Canal de Panamá con un "puente terrestre" ferroviario


La sequía histórica que afecta al Canal de Panamá ha llevado a la gigante naviera danesa, A.P. Moller-Maersk, a implementar medidas inéditas para sortear las dificultades en una de las principales rutas de comercio marítimo del mundo. Ante los bajos niveles de agua en el canal, la compañía ha anunciado la utilización de un "puente terrestre" mediante el transporte ferroviario para trasladar mercancías a través de los 80 kilómetros que separan el Atlántico del Pacífico.

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP), en respuesta a la situación acuática actual, ha reducido tanto la cantidad como el calado de las embarcaciones que pueden atravesar el canal. Esta medida ha llevado a Maersk a modificar sus servicios, asegurando que los clientes experimenten el menor impacto posible.


Según la nota de prensa emitida por la naviera, los buques que solían utilizar el Canal de Panamá ahora optarán por el "puente terrestre", evitando así las restricciones impuestas por la sequía. Este enfoque implica la creación de dos "bucles", uno en el Atlántico y otro en el Pacífico, dividiendo la ruta entre Oceanía y las Américas.


Las embarcaciones en el Pacífico atracarán en Balboa (Panamá), descargando mercancías con destino a la costa este de América del Norte o América Latina y recogiendo contenedores con destino a Australia y Nueva Zelanda. Simultáneamente, los buques del Atlántico realizarán operaciones inversas en Manzanillo (Panamá).

A pesar de los esfuerzos de Maersk por minimizar los retrasos, admiten que algunos percances son inevitables. Las rutas hacia el sur del continente americano experimentan actualmente ciertos retrasos, mientras que las rutas hacia el norte, con paradas en Filadelfia y Charleston, mantienen su funcionamiento normal.


La sequía en el Canal de Panamá, atribuida al fenómeno de El Niño y la prolongación de la época seca, ha generado un impacto económico considerable. La reducción de tránsitos diarios, del calado de las embarcaciones y de la tarifa variable por el uso de agua dulce se traducirá en consecuencias financieras durante el año fiscal de 2024.


El embotellamiento de más de 100 naves en espera para ingresar al canal, principalmente buques sin reserva, evidencia la magnitud del desafío. La ACP ha reducido gradualmente el número de tránsitos diarios, y se estima que en febrero próximo solo cruzarán 18 buques, según las proyecciones.


El "puente terrestre" ferroviario de Maersk se presenta como una solución innovadora frente a la sequía que afecta al Canal de Panamá, destacando la capacidad de adaptación de la industria del transporte marítimo ante desafíos climáticos sin precedentes.

4 visualizaciones
bottom of page