top of page

OMC reduce drásticamente la proyección de crecimiento del comercio mundial

El comercio mundial de mercancías enfrenta un panorama desafiante este año, con un crecimiento en volumen que se ha desacelerado drásticamente. Según un informe presentado por la Organización Mundial del Comercio (OMC) a principios de octubre, se proyecta que el crecimiento alcance tan solo el 0,8% en 2023, lo que representa menos de la mitad de la estimación anterior del 1,7% anunciada en abril. Esta drástica revisión a la baja ha generado preocupación en los mercados globales y destaca los obstáculos que el comercio internacional enfrenta en la actualidad.


La OMC atribuye esta desaceleración del comercio a varios factores clave.

  1. Las crecientes tensiones geopolíticas han creado un entorno incierto y volátil para los operadores comerciales.

  2. Las disputas comerciales entre las principales potencias económicas, como Estados Unidos, China y la Unión Europea, han contribuido a la incertidumbre y han llevado a una disminución en las inversiones y el comercio transfronterizo.

  3. Las medidas unilaterales, como los aranceles y las restricciones comerciales, han sido una característica constante en el escenario internacional y han socavado la confianza de los actores del comercio.

  4. La preocupación por la inflación, los aumentos en los precios de los bienes y servicios. Impulsados en parte por los problemas en la cadena de suministro debido a la pandemia de COVID-19, han afectado el poder adquisitivo de los consumidores y han reducido la demanda de productos importados. Además, los costos de transporte y logística se han disparado, lo que ha encarecido el comercio internacional y ha llevado a un menor flujo de mercancías.


El informe de la OMC subraya la importancia de abordar estos desafíos para revitalizar el comercio global. Se insta a los países a buscar soluciones para reducir las tensiones comerciales, a través de diálogo y negociaciones multilaterales. También se destaca la necesidad de mantener abiertas las cadenas de suministro y mejorar la eficiencia logística para mitigar el impacto de la inflación en el comercio internacional.


La desaceleración del comercio mundial tiene implicaciones significativas para la economía global. Muchos países dependen en gran medida de las exportaciones para su crecimiento económico, y una menor demanda de bienes y servicios puede afectar negativamente la creación de empleo y la prosperidad. Además, el comercio internacional desempeña un papel crucial en la distribución de recursos y la cooperación global, por lo que una caída en el crecimiento del comercio puede tener repercusiones más allá de las cuestiones económicas.

La OMC pone de relieve la necesidad de abordar las tensiones geopolíticas y la inflación para impulsar el crecimiento del comercio mundial. La cooperación entre las naciones y un enfoque en la estabilidad y la previsibilidad son esenciales para restaurar la confianza en los mercados internacionales y garantizar un futuro más próspero para la economía global.

13 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page