Perspectivas del T-MEC con la nueva administración de Biden

En la administración del anterior presidente estadounidense Donald Trump, se anunció la aprobación e implementación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, también conocido como T-MEC. El acuerdo entró en vigor el 1 de julio de 2020 con el objetivo de reemplazar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte de 1994.

El 20 de Enero de 2021, Joe Biden tomó protesta y se convirtió en el actual presidente de Estados Unidos. Con esta nueva administración se esperan diversos cambios en cuestiones de comercio exterior. Biden utilizará su política comercial para priorizar el cumplimiento de los compromisos ya existentes por parte de los socios de Estados Unidos y esta abierto a la negociación de más acuerdos comerciales para abrir nuevos mercados de exportación.



Es poco probable que veamos una reversión en el T-MEC, pero sí un cumplimiento estricto de este. Biden expresó su apoyo al acuerdo luego de que el Congreso de los EE. UU. aprobara su implementación en diciembre de 2019 y dijo que "la gran mayoría del movimiento sindical lo apoyó”. Esto a pesar de que su vice presidenta, Kamala Harris, fue una de los ocho senadores demócratas que no respaldaron el T-MEC.

Durante las negociaciones del T-MEC, los representantes demócratas influyeron en el diseño de estrategias en materia energética, medioambiental y laboral. Incluyeron medidas que buscan crear paneles de arbitraje a los que se puede recurrir en caso de repetidas violaciones de las normas laborales, estas medidas deben garantizar que las fábricas mexicanas se adhieran a las protecciones laborales y permitir aranceles a las empresas que violen esas reglas laborales.

Expertos coinciden en que el T-MEC no es un acuerdoapartado al pensamiento demócrata del presidente estadounidense. Sin embargo “El objetivo de Biden no es privilegiar los acuerdos multilaterales, si no buscar estrategias que beneficien al empleo en Estados Unidos, probablemente se observará una aplicación del T-MEC muy estricta bajo ciertas medidas y si se percibe que se deben hacer ajustes, podría plantear otras negociaciones”, señala José Luis de la Cruz, Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A.C.

La Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales, conocida por sus siglas en inglés como AFL-CIO, es el sindicato laboral más grande de Estados Unidos y un aliado tradicional demócrata. Esteha amenazado desde septiembre 2020 presentar quejassobre las condiciones laborales en México. Los sindicatos estadounidenses se han quejado durante mucho tiempo de que las fábricas mexicanas bajo el TLCAN negaron los derechos de los trabajadores a mantener bajos los salarios y rebajaron injustamente los costos de Estados Unidos.



En noviembre 2020, el representante Richard Neal, demócrata de Massachusetts y presidente del comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, criticó a la administración Trump por la falta de medidas de aplicación. Citó a líderes sindicales y abogados laborales en México que enfrentan la violencia, diciendo que a los trabajadores se les niegan sus derechos básicos a diario.

Katherine Tai, actual Representante Comercial de Estados Unidos para la administración de Biden, jugó un papel decisivo en la negociación de las disposiciones laborales del acuerdo, así que se puede asumir que el actual gobierno estadounidense buscará cumplir de manera eficaz las medidas adicionales que se incluyeron por parte de los demócratas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

El compromiso hacia el T-MEC debe de ser total por parte de Washington como de la Ciudad de México, ya que es una buena oportunidad para fomentar y crear confianza por parte de inversores extranjeros y contribuirá a la consolidación de cadenas de suministro entre las dos naciones. Muchas empresas internacionales buscan establecerse en diferentes países, pero hay muchas alternativas, tanto en Asia como en América Latina los costos de producción son bajos y competitivos. El T-MEC ofrece ventajas significativas para México que pueden incrementarse para beneficio económico mutuo. Además, dada la frontera compartida y el potencial de nuevas presiones migratorias, a Biden le interesa, tanto en términos de seguridad como de crecimiento económico, que la economía de México prospere. El T-MEC es un vehículo importante que puede contribuir a estos resultados mutuamente beneficiosos.

Referencias


Flannery, N. (2020). Should President Biden Expect To Have A Difficult Relationship With Mexico?. 23/02/21, de Forbes Sitio web: https://www.forbes.com/sites/nathanielparishflannery/2020/12/11/should-president-biden-expect-to-have-a-difficult-relationship-with-mexico/?sh=1b4d17e510b1

Jiménez, L. (2020). Efecto ‘Biden’ ¿depara cambios para el T-MEC?. 23/02/21, de Forbes Sitio web: https://www.forbes.com.mx/efecto-biden-depara-cambios-para-el-t-mec/

Martin, E. (2021). Biden to Focus on Trade Enforcement After Years of Trump Tariffs. 23/02/21, de Bloomberg Sitio web: https://www.bloomberg.com/news/articles/2021-02-01/biden-to-focus-on-trade-enforcement-after-years-of-trump-tariffs

Zissis, C. (2020). U.S. 2020: Joe Biden and Donald Trump on Mexico Relations. 23/02/21, de AS/COA Sitio web: https://www.as-coa.org/articles/us-2020-joe-biden-and-donald-trump-mexico-relations

88 vistas

Entradas Recientes

Ver todo