Buscar

Se firmó el T-MEC. Esto es lo que hay en el nuevo TLCAN.



Se firmó la versión revisada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, cumpliendo según Trump, una promesa de campaña de reescribir "uno de los peores acuerdos comerciales" de la historia.


Gran parte del nuevo Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá simplemente actualiza el TLCAN de 25 años, con nuevas leyes sobre protección de la propiedad intelectual, internet, inversión, empresas estatales y moneda.


Pero el pacto también incluye cambios significativos en varias áreas clave, incluidas disposiciones diseñadas para incentivar la producción de automóviles en América del Norte y abrir el mercado canadiense para los productores de leche estadounidenses.


Revierte un sistema especial de arbitraje para corporaciones que ha atraído la condena del gobierno de Trump y también incluye disposiciones adicionales diseñadas para ayudar a identificar y prevenir violaciones laborales, particularmente en México. Algunos de esos cambios se insertaron ante la insistencia de los estadounidenses.


* Reglas laborales más estrictas en México.


El T-MEC incluye cambios expansivos que, al menos en papel, deberían ayudar a nivelar el campo de juego entre los trabajadores en los Estados Unidos, Canadá y México.


Las disposiciones originales del TLCAN sobre trabajo y medio ambiente se agregaron como cartas secundarias después de la firma del acuerdo original, para ganar el apoyo de los demócratas y garantizar la aprobación del acuerdo durante la administración Clinton. El T-MECtraslada estos capítulos al cuerpo principal del acuerdo comercial, lo que significa que cuestiones como el derecho a organizarse ahora están sujetas a los procedimientos normales del pacto para resolver disputas.


El acuerdo también amplía esos compromisos, requiriendo más protecciones para los trabajadores, bloqueando las importaciones de bienes hechos con trabajo forzoso y estableciendo mecanismos para garantizar que esas reglas se cumplan.


En respuesta a las preocupaciones de los demócratas del Congreso estadounidense, establece un panel independiente que puede investigar las fábricas acusadas de violar los derechos laborales y detener los envíos de productos de esa fábrica en la frontera. Establece un comité interinstitucional para monitorear los cambios laborales en México, así como los agregados estadounidenses que informarán al Congreso sobre el progreso.


En un anexo del acuerdo, México también se comprometió a promulgar cambios legales radicales para combatir el trabajo forzoso y la violencia contra los trabajadores, y permitir sindicatos y tribunales laborales independientes. La Comisión de Comercio Internacional ha estimado que, si se realizan los cambios, aumentarían los salarios de los trabajadores sindicalizados de México y disminuirían su brecha salarial con los trabajadores estadounidenses.


* Compañías farmacéuticas, propiedad intelectual, y empresas de tecnología.


Se acordó recortar ciertas protecciones para una clase de medicamentos avanzados y muy costosos llamadas productos biológicos. El T-MEC elimina también una disposición que habían ofrecido a estos medicamentos 10 años de protección contra alternativas más baratas tanto en Canadá como en México.


El nuevo acuerdo amplía otras protecciones para los derechos de propiedad intelectual, por ejemplo, extendiendo los 50 años de protección para los derechos de autor en el TLCAN a 70 años. También incluye nuevas sanciones penales por robo de secretos comerciales, incluido el robo cibernético.


En una gran victoria para las empresas de tecnología, brinda a las compañías de Internet como Facebook y YouTube ciertas protecciones contra demandas relacionadas con el contenido del usuario publicado en sus plataformas. También establece nuevos estándares al prohibir a los gobiernos que soliciten a las compañías tecnológicas que divulguen su código fuente o impongan derechos a las transmisiones electrónicas.


* Dirigir más producción de automóviles a los Estados Unidos.


El TLCAN requirió que los fabricantes de automóviles produjeran el 62.5% del contenido de un vehículo en América del Norte para calificar para tarifas cero. El nuevo acuerdo eleva ese umbral, con el tiempo, al 75%. Eso está destinado a obligar a los fabricantes de automóviles a obtener menos piezas para un automóvil "ensamblado en México" de Alemania, Japón, Corea del Sur o China. El pacto también requiere que el 70% del acero y el aluminio de un vehículo se originen en América del Norte, y que el acero se derrita y se vierta en el continente.


Por primera vez, el nuevo acuerdo también exige que del 40% al 45% de las piezas para cualquier vehículo libre de aranceles deben provenir de una llamada fábrica de “Salarios Altos”. Esas fábricas deben pagar un mínimo de $16 dólares por hora en salarios promedio para los trabajadores de producción. Eso es casi el triple del salario promedio en una fábrica mexicana en este momento, y los funcionarios norteamericanos esperan que la disposición obligue a los fabricantes de automóviles a comprar más suministros de Canadá o Estados Unidos, o que aumenten los salarios en México.


Los analistas automotrices han advertido que la provisión salarial podría aumentar los costos para las compañías automotrices y compradores de automóviles de Estados Unidos. Lo que ralentizará el mercado automotriz y afectará el crecimiento económico en general.


* Poner fin a un sistema especial de arbitraje para empresas


Una de las mayores áreas de disputa surgió de los mecanismos a los que las empresas y los gobiernos podían recurrir cuando creían que otra parte había violado el TLCAN.


En un cambio importante, El T-MECrevierte un sistema especial de arbitraje que permitió a las compañías demandar a los gobiernos por un trato injusto. La disposición fue muy criticada por la administración Trump, que dijo que alentaba la subcontratación, se les daba a las corporaciones demasiado poder para desafiar a las regulaciones ambientales y a las de los consumidores.


Pero el T-MEC conserva una adición más controvertida por parte de la administración Trump, una cláusula de suspensión que requiere que los tres países revisen, después de seis años, si deben permanecer en el acuerdo. Si algún país decide no continuar con el pacto, el T-MECexpirará 16 años después.

0 vistas

A.A Cecilia Almeida Valles

Patente 3697

Almeida & Alatorre S.C

Avenida 602 y Camino ASA Local 49-A

Aduana del AICM, CP15620, CDMX

(55) 57851648

(55) 57869755

contacto@almeidayalatorre.com

AVISO DE PRIVACIDAD

  • Blanco Icono LinkedIn
  • White Twitter Icon