Shanghái, carreteras y puertos cerrados por el confinamiento


Debido la propagación de la variante ómicron, la ciudad de Shanghái, una de las más importantes de China, sufre la peor ola desde el inicio de la pandemia a pesar de las bajas tasas de contagios y muertes por Covid-19 en Occidente. Esta metrópolis no sólo se distingue por ser el principal centro financiero de Asia, sino también, por ser uno de los puertos de mercancías más importantes del comercio internacional. El 17% del tráfico de contenedores de China y el 27% de las exportaciones de China tuvieron que pasar por dicha ciudad en 2021, convirtiéndola en el mundo durante los últimos 10 años.

No obstante, la política de "cero covid" del gobierno chino ha dificultado el transportarte de mercancía desde las fábricas hasta los puertos. Las principales vías de transporte afectadas por estas medidas son las carreteras. Muchas empresas como Volkswagen o Tesla tuvieron que parar sus actividades como consecuencia de esta irrupción en la logística.

Según declaraciones dadas por Mike Kerley, gestor de inversiones de la firma Janus Henderson, "Las restricciones afectan principalmente a las carreteras que llegan y salen del puerto, lo que resulta en una acumulación de contenedores y una reducción del 30% en la productividad". Además, la escasez de trabajadores en los puertos y adunas para la inspección y descargue de mercancías agrava aún más esta situación.

Por su parte, la Cámara de Comercio de la Unión Europea estimó que había entre un 40% y un 50% menos de camiones disponibles, sin contar que menos del 30% de la mano de obra de Shanghái podía volver al trabajo pronto. Escenarios que habíamos visto al inicio de la pandemia se están volviendo a repetir.

Barcos mercantes se están empezando a acumular enfrente de la costa y en los canales alrededor del puerto a la espera de luz verde, mientras miles de contenedores se apilan en el puerto poniendo de nuevo en jaque la cadena de suministros global. Todas estas variables han hecho que el tiempo de espera de los buques cisterna, graneleros y portacontenedores ha subido de forma vertiginosa justo cuando los analistas confiaban en una recuperación más robusta del comercio internacional. En un comunicado, Maersk, la naviera más grande del mundo, ha declarado que "varios buques omitirán en sus rutas el puerto de Shanghái" debido a la escasez de espacio disponible para contenedores.

Las políticas impuestas por el gigante asiático ordenan que absolutamente todos los contagiados de Covid-19 deben ser puestos en cuarentena en instalaciones centralizadas donde muchas personas se han quejado de las malas condiciones.

Analistas internacionales muestran gran preocupación por el impacto que estas medidas pueden tener en las cadenas globales de suministros sobre todo en un panorama de alta inflación y poco crecimiento económico como el que se vive actualmente.

Expertos de Bank of America piensan que “el impacto más severo se vea durante el mes de abril y que estas interrupciones se extiendan por todo el mundo dentro de 3 a 6 semanas y duren al menos hasta fines del segundo trimestre", afirman en un informe realizado por la institución.


Por otra parte, varios expertos piensan que, aunque las consecuencias negativas en la economía, principalmente en los niveles de inflación que se experimentan en todo el mundo pueden extenderse por varios meses, también creen que teniendo en cuenta la importancia del puerto de Shanghái para el comercio de China, el gobierno haga lo posible por volver a la normalidad lo antes posible, acortando así la duración de estas medidas restrictivas.


13 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo