top of page

El Super Peso: Exportadores e Importadores en la Balanza


En el dinámico mundo del comercio exterior, cada movimiento de las monedas globales juega un papel crucial. El valor del peso mexicano frente al dólar estadounidense es un factor determinante que influye de manera diferenciada en la economía del país.

Para comprender estas complejas dinámicas, el investigador Raúl Feliz, del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), nos ofrece una perspicaz visión de los impactos y desafíos que la apreciación del peso presenta para los exportadores e importadores mexicanos.


Por una parte, para un exportador de materias primas, como el aguacate, la apreciación del peso frente al dólar puede ser una espada de doble filo. A primera vista, parece que sus exportaciones valen menos cuando se convierten a dólares. Sin embargo, este escenario se complica aún más cuando se tienen que pagar los costos domésticos en moneda nacional, como la mano de obra y otros insumos. En este contexto, la apreciación del peso puede reducir los márgenes de beneficio de estos exportadores.


Por otro lado, para los importadores de productos como la gasolina, la apreciación del peso se traduce en una situación ventajosa. Los ingresos en moneda nacional por la venta de estos productos en México se vuelven más sustanciales cuando se trata de comprarlos en el extranjero, especialmente en Estados Unidos.


En una posición intermedia se encuentran los productores de manufacturas. La mayoría de ellos importan insumos desde Asia para producir bienes finales en México y luego exportarlos a Estados Unidos. La apreciación del peso ha llevado a una disminución de los costos de los insumos asiáticos, lo que beneficia a las empresas mexicanas que los incorporan en productos terminados vendidos en el exterior en dólares. Sin embargo, estos mismos productores también han enfrentado un aumento en los costos relacionados con la producción local, como la mano de obra y otros servicios.


Raúl Feliz enfatiza que el impacto del tipo de cambio es altamente complejo, ya que varía según el sector industrial y la empresa en particular. En un país con libre comercio en la mayoría de las exportaciones e importaciones y con una moneda de libre flotación, varios factores confluyen en el balance total.


Desde una perspectiva más amplia, el fortalecimiento del peso frente al dólar puede ser beneficioso para México siempre y cuando no afecte negativamente la estabilidad financiera, el empleo y otros indicadores económicos clave. En esta coyuntura, sugiere que se debe fomentar la inversión y el consumo doméstico para impulsar la demanda interna.

La apreciación del peso es un juego de equilibrio complejo en el que exportadores e importadores enfrentan desafíos y oportunidades únicas. En última instancia, el impacto en la economía de México depende de una serie de factores interconectados, y las autoridades deben seguir de cerca esta dinámica para mantener un crecimiento económico sostenible.

11 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page