T-MEC ¿Una nueva guerra comercial?


Hace poco más de un año desde que Donald Trump dejó la Casa Blanca y, sin embargo, parece ser que las guerras comerciales entre los países miembros del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) continúan aún en la era Biden.

Desde mayo del año pasado, los paneles de resolución de controversias del T-MEC se activaron por primera vez en un reclamo de Estados Unidos hacia Canadá sobre las cuotas arancelarias que Canadá aplica a algunos productos lácteos.


México, preocupado por una propuesta legislativa para otorgar incentivos fiscales a los consumidores que adquieran vehículos eléctricos producidos en Estados Unidos, presentó una solicitud formal para establecer un panel de solución de controversias, y la cual, Canadá también se ha unido.

Ambos países, abogan por una interpretación más laxa que permitiría a sus ensambladoras cumplir más fácilmente con los requisitos de VCR.


El comercio exterior se ha convertido en un motor para la recuperación económica nacional, principalmente las automotrices que llegan a ocupar hasta una cuarta parte de las exportaciones. El temor de los involucrados en el sector es que, si prevalece la interpretación estadounidense de las reglas de origen, no sólo dificultará los procesos de exportación de México, sino también, sería un país menos atractivo para la inversión extranjera.

Por su parte, este miércoles 12 de enero, Ron Wyden y Mike Crapo, presidente e integrante de la Comisión de Finanzas del Senado, respectivamente, enviaron una carta a la embajadora estadounidense Katherine Tai, en la que expresan su sentir por presuntos incumplimientos de los socios comerciales. La misiva también tiene relación a varios temas, entre ellos: empleo, servicios comerciales, medio ambiente, telecomunicaciones, tópicos en el área farmacéutica y energía, todos ellos relacionados con el comercio que el país sostiene con México y Canadá.

Además, en las primeras semanas de enero de 2022, Estados Unidos presentó una solicitud formal para integrar un panel que resuelva la controversia relacionada con el contenido regional en respuesta al reclamo que había presentado México con anterioridad. También, embarcaciones mexicanas enfrentan una nueva prohibición para pescar en aguas estadounidenses como castigo por el débil esfuerzo del gobierno por no prevenir la pesca ilegal. Finalmente, en el contexto de la primera reunión de subsecretarios del T-MEC, Estados Unidos reclamó a México por las medidas que está tomando en el sector energético: contrarreforma eléctrica, ley de hidrocarburos y cambios de reglas en los permisos de importación y exportación de derivados de petróleo.

El T-MEC genera 1 billón 263,000 millones de dólares anuales junto con millones de empleos de forma directa como indirecta, además de ofrecer mayor competitividad frente a otras regiones como son China, India o Vietnam. No obstante, y a pesar de los mecanismos de resolución de controversias, en una sociedad donde el trabajo es cada vez más fácil de automatizar por máquinas, la distribución laboral es cada vez más un tema de disputa.


Aunque los mecanismos de resolución de controversias del T-MEC son necesarios, no suficientes para lidiar con grandes disputas comerciales debido a los diferentes intereses de cada integrante, así como la complejidad de los asuntos y el contexto de las disputas. Parece ser que estamos inmersos en una ola proteccionista que pensamos ya superada con la derrota electoral de Donald Trump.


10 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo